Cómo forrar una pared de piedra

Si quieres revestir una pared con piedra para darle un toque fresco y renovado a una habitación, estás de suerte, ya que en depiedra.top te vamos a enseñar a hacerlo tú mismo. Te ayudamos a ahorrar en mano de obra para que así no te quedes con las ganas de elegir el acabado que realmente te gusta.

Acompáñanos a revestir una pared, ya sea con paneles de imitación a piedra o si somos algo más atrevidos, con revestimientos de piedra natural.

Cómo forrar una pared de piedra natural

Si eliges la piedra natural como material para tu pared los pasos que debes seguir son los siguientes:

  1. Deberás pelar la pintura de la pared con una herramienta similar al pico.
  2. Colocaremos una maya en la pared ya pelada, esta maya debe de ser de fibra de vidrio. La fijamos a la pared con cinta de carrocero.
  3. Preparamos el cemento-cola para aplicarlo encima de la maya. Lo aplicaremos con una llana dando formas de círculos para que quede homogénea.
  4. Dejaremos entre 24 – 48 horas para que seque.
  5. Preparamos las piedras naturales que vamos a utilizar, ya sean revestimientos o piedras sueltas. Si son piedras sueltas deberemos limpiarlas con anterioridad.
  6. Prepararemos en un recipiente el mortero para uso exterior (material de construcción), le añadimos un poco de agua y los mezclamos.
  7. Procuramos que la pasta quede en un estado medio de solidez, ni muy líquido ni muy solido.
  8. Colocamos la masa en el reverso de nuestra placa de piedra, lo colocamos en la pared y con un martillo de goma lo fijamos.
  9. Una vez hayamos colocado todas las piedras, en el caso de que queden huecos, prepararemos una mezcla con mortero seco, mezclamos con poca agua e intentamos que la masa quede más sólida y arenisca que la anterior.
  10. Lo colocamos en la juntas con una espátula y le damos un toque con la mano para que quede más liso y perfeccionado.
  11. Tras media hora de que la masa trabaje, cogeremos una brocha y un cepillo. Los mojamos en un poco de agua y procedemos a alisar los poros de la masa, haciendo que los bordes se peguen con las piedras.

Cómo poner un papel tapiz piedra en una pared

En este caso los pasos serán más breves, aunque no por ello más sencillos, ya que debemos de tener cuidado con no estropear el papel-tapiz. Cada tipo de papel es distinto y requiere una instalación diferente, por ello, es importante leer las indicaciones del fabricante. Dicho esto, te mostramos unos pasos generales a seguir:

  1. Debemos de elegir una superficie plana para que el papel quede sellado a la perfección, en el caso de que tu pared tenga grietas, lo mejor será rellenarlas con masilla.
  2. Cortaremos la medida que más nos convenga, teniendo en cuenta que tiene que sobrar un par de dedos por los bordes.
  3. Lo extenderemos bocabajo en el suelo y en su parte trasera aplicaremos el pegamento o cola, alguno basta con mojarlos con agua en spray para que se active el pegamento.
  4. Marcamos las líneas de donde deberá ir el papel en la pared (con un lápiz).
  5. Colocaremos un borde a la pared, seguidamente, iremos alisando el papel a la pared poco a poco con un paño húmedo, tratando de no dejar ninguna bolsa de aire.
  6. Repetiremos el proceso con la siguiente tira de papel, tratando de no superponer uno encima del otro.
  7. Por último, con una cuchilla nueva, cortaremos los bordes sobrantes de cada tira del papel-tapiz.

¿Qué panel debemos elegir?

Tenemos infinidad de opciones y materiales para elegir en nuestra tarea de revestir una pared, aunque nuestra recomendación siempre será utilizar piedra natural o papel imitación. La piedra da un aire natural a nuestro hogar, permite tanto forrar una pared de piedra, como revestir una habitación entera, porque la piedra es uno de los materiales más estéticos y resistentes.

Panel de papel imitación piedra

En el caso de que elijamos este estilo, la instalación como veremos, es mucho más sencilla. Recomendamos instalarlo solamente en interiores, a que a la intemperie puede desgastarse, humedecerse y estropearse rápidamente.  Este material es más barato pero no consigue el mismo acabado que una piedra natural.

Revestimientos de piedra natural

Este es el caso más complejo, pero sin dudas el más estético y resistente a todo tipo de factores como: la humedad, golpes, roces… Es perfecto tanto para interiores como para exteriores. su precio es algo más caro que el papel imitación, pero lo compensa con la belleza que aporta a las estancias.

Mantenimiento de una pared de piedra natural

Si hemos colocado la piedra en un exterior, para evitar que nuestro trabajo sea en balde, tras dejar reposar la masa durante varios días aplicaremos una pintura hidrófuga, de esta forma evitaremos filtraciones y manchas por humedad.

En el caso de que la pared sea interior, el mantenimiento que esta requerirá es más sencillo aún, ya que con limpiarla de vez en cuando es suficiente, ya que la piedra es uno de los materiales más agradecidos.

Deja un comentario